El resguardo de nuestra información confidencial es un aspecto con el que convivimos día con día: desde el momento en que realizamos un trámite bancario, hasta el secreto que nuestro mejor amigo nos pide guardar. Desde lo más simple hasta lo más complejo. 


La información, sin duda alguna, es poder; y clara muestra de ello es la manera en que el Big Data o macrodatos se comercializan en la actualidad. El Big Data, dicho de otro modo, es una forma de almacenar y codificar grandes cantidades de información que por su densidad, complejidad y velocidad de generación, no pueden ser analizados ni procesados utilizando herramientas tradicionales. 


La información es un activo de altísimo valor. En la actualidad, miles de empresas mueven sus hilos desde lo que la data les vaya mostrando; y si su seguridad llega a ser vulnerada, puede verse reflejado en pérdidas millonarias, hechos que muestran la importancia de la misma.

información confidencial en las empresas
La data rige las decisiones de cientos de compañías a nivel mundial

A nivel usuario, la información tiene un valor directamente proporcional para cada uno de nosotros. Llevamos años protegiendo datos que nos solicitan vía telefónica, siendo muy cautos con las cosas que publicamos, etcétera; sin embargo, hay información en nuestras manos que probablemente no estamos cuidando de la mejor manera. Así como las empresas protegen su información crítica para evitar conflictos de cualquier tipo, ¿te imaginas qué pasaría si alguien pudiera tener acceso a tu información confidencial?

No se trata de alarmarte o de que esto te cause un conflicto existencial, se trata de poner en marcha todos los filtros de seguridad posibles, tanto en tus dispositivos como en cada una de las cuentas en las que compartes información personal o delicada. Vamos paso a paso. 

¿Dónde quedó la contraseña? Cuídalas. Guárdalas. Recuérdalas. 

Uno de los errores más comunes que cometemos, es el usar contraseñas simples, demasiado fáciles de adivinar, tales como series numéricas “1234”, fechas de cumpleaños “210398”, el nombre de alguien importante o el de nuestra mascota, y a pesar de que esto puede ser muy práctico, debes evitarlo a toda costa, ya que esto convierte a tu cuenta en un blanco muy fácil, incluso para aquellos que no son hackers.

Algunas plataformas actualmente ya te obligan a mejorar la seguridad de tu contraseña debido a la alta tasa de hackeo dentro de las mismas; por ello es muy importante que le dediques unos minutos a actualizar tus contraseñas actuales en caso de que sean muy débiles o fáciles de adivinar. Considera que una contraseña fuerte debe tener entre 8 y 12 caracteres alfanuméricos, preferentemente no continuos (123, abc), algunos signos y distinguir entre mayúsculas y minúsculas. De este modo fortalecerás la seguridad de tus datos.

¡No ocupes la misma contraseña en todas partes!

Si tu problema es que te consideras muy olvidadizo, o tener tantas cuentas y contraseñas te vuelve loco, la alternativa ideal para ti es optar por un gestor de contraseñas virtual. Dependiendo del sistema operativo de tu dispositivo móvil, encontrarás diferentes opciones. La mayoría de los sistemas operativos ya tienen esta característica de origen, así que la organización de tus contraseñas no debería ser un problema. Además, ya cuentan con optimización para usar tu huella digital o tu rostro como factor principal de autenticación. Del mismo modo, si lo prefieres, en cualquiera que sea la tienda de aplicaciones de tu teléfono, podrás encontrar una serie de administradores de contraseñas en los que podrás tener el control total de las contraseñas que manejes. 

Dedícale un tiempo a explorar esta característica en tus dispositivos, será un excelente asistente en la organización de cada una de las cuentas que tengas. 

protege tu información confidencial en línea
Debemos tener absoluto control de nuestras contraseñas y credenciales digitales

El día a día: la información confidencial en nuestras redes sociales

Como lo mencionamos al principio, no sólo se trata de contraseñas, sino de lo que hagamos de manera pública. Aunque dentro de las redes sociales no manejamos información crítica, es preferible tener control total de lo que sucede dentro de nuestros canales sociales, ya que pueden ser el primer acercamiento de alguien que pretenda atacarnos directamente. 

¡Perdí mi teléfono!

El momento en que nos damos cuenta de que perdimos nuestro teléfono es algo muy crítico; y más allá del valor monetario del equipo, lo que nos duele mucho más –y corre mucho más riesgo– es toda la información que teníamos en él. 

Para evitar correr riesgos de filtración de información personal crítica y/o privada, es muy importante contar con una herramienta que nos permita localizar y  desactivar nuestro dispositivo de manera remota. 

Del mismo modo, es muy importante tener de manera física, en un lugar seguro, el código IMEI de nuestro dispositivo, mismo que puedes conocer marcando #06# en el teclado de tu celular. 

Para bloquear tu dispositivo, bastará con que llames a tu operadora y facilites el código.

El equipo quedará bloqueado permanentemente para usar la red de esa compañía telefónica. 

Por último, es importante considerar realizar un respaldo de nuestro dispositivo, ya sea en la nube o en nuestra computadora, al menos cada dos meses. Con ello, la información que generes estará protegida y a la mano en el momento que la necesites. 

Evita las redes públicas y sus riesgos

Cuando estamos intentando acceder a internet vía wi-fi, ya sea en un restaurante, una plaza comercial o cualquier espacio público, estamos otorgando el derecho del acceso a los datos que están viajando por la red en ese momento, como nuestras contraseñas y demás credenciales personales. Aquí es otro sitio donde nuestra información confidencial puede verse vulnerada, por lo cual te recomendamos evitarlas; o en su defecto, no realices actividades que impliquen información crítica mientras estás conectado a la misma.

información confidencial en redes públicas
¡Cuida las actividades que realices a través de redes públicas!

El mundo en línea y su constante uso, sobre todo en la actualidad, es algo a lo que nos tenemos que habituar y adaptar. Cuida tu información y evita ser vulnerado por cualquier ciberataque. 

¡Cuidado con tu información confidencial y el phishing!

Seguramente te has llegado a topar con correos de supuestos PayPal, Apple, Amazon o entre otros, que dicen estar cobrando cosas que no tenías idea que existían. ¡Ten mucho cuidado con ellos!

El recurso de este ciberataque llamado comúnmente como phishing, es precisamente dejar dudas o miedos en ti, o simplemente llamar mucho tu atención, para que des click en la información que te están enviando; y en el momento en que das click, estás dando acceso a datos cruciales dentro de tu teléfono. 

Para no llevarte una mala sorpresa en torno a esta táctica ciber-golpista, revisa con atención quién te está enviando el mail. Seguramente, cuando revises este apartado, te darás cuenta de que lo está enviando una cuenta de correo con un dominio inentendible (ejemplo, mail.apple@jevvsdaikj.com). Este signo nos muestra que se trata de un mensaje malicioso, ya que el dominio de ese correo, o cualquiera que se parezca a eso, no existe.

El phishing, aunque no tan comúnmente, también se da dentro de las redes sociales que ocupamos con frecuencia a través de perfiles falsos o automatizados. 

Pon mucha atención a cualquier mensaje que llegue a tus manos, desde el usuario que nos lo está enviando hasta la manera en que el mensaje está visualizado. 

Nuestra Smart Office: punto crucial de confidencialidad. 

Para nuestros socios dentro de Smart Business Corp, contamos con la Smart Office, un lugar en el que cada uno de ellos puede estar al tanto y tener control de sus inversiones. Esta oficina es completamente personal, por lo cual es de enorme importancia, que así como protegemos nuestra información pública, lo hagamos aún más con la privada. 

Para evitar cualquier tipo de intento de hackeo a la misma, y proteger al máximo nuestros datos e inversiones, exhortamos a cada uno de los socios a mantener un absoluto control del lugar (tanto físico como digital) donde guarden sus datos.

No compartas esta información con nadie, ya que aunque esta información no corra peligro con gente de confianza, es preferible que seas el único con acceso a estos datos, de este modo tendrás la certeza de que únicamente tú tienes el control de estos datos tan importantes para tu vida.

Es importante señalar que dentro de Smart Business Corp jamás solicitaremos información confidencial de este tipo a ninguno de nuestros socios. Cuida tu inversión cuidando tu información.