¿Invertir en oro es una buena idea?

Los inversores compran oro por una de tres razones: una cobertura, un refugio seguro o una inversión directa. ¿Cuál de estas es la mejor razón? La investigación dice que el oro es la mejor cobertura contra una caída del mercado de valores (como la estamos viviendo este 2020). En general, los inversores que buscan invertir en oro directamente tienen tres opciones: pueden comprar el activo físico, pueden comprar acciones de un fondo mutuo o cotizado en bolsa (ETF) que replica el precio del oro, o pueden negociar futuros y opciones en el mercado de productos básicos. Los inversores promedio, por ejemplo, pueden comprar monedas de oro. Los inversores sofisticados implementan estrategias utilizando opciones sobre futuros de oro.

El oro como cobertura

Las coberturas son inversiones que compensan las pérdidas en otra clase de activos. Muchos inversores compran oro para protegerse contra la caída de una moneda, generalmente el dólar (USD). A medida que la moneda cae, crea precios más altos en las importaciones y la inflación. Como resultado, el oro también es una defensa contra la inflación.

Por ejemplo, el precio del oro se duplicó con creces entre 2002 y 2007, de 347.20 a 833.75 USD la onza. Esto se debe a que el valor del dólar medido frente al euro cayó un 40% durante ese mismo período.

invertir en oro

El oro como refugio seguro

Un refugio seguro protege a los inversores contra una posible catástrofe. Es por eso que muchos inversores lograron invertir en oro durante la crisis financiera. Los precios del oro continuaron disparándose en respuesta a la crisis de la eurozona. Los inversores también estaban preocupados por el impacto de Obamacare y la Ley de Reforma Dodd-Frank Wall Street. La crisis del techo de la deuda de 2011 fue otro evento preocupante.

Muchos otros buscaron protección contra un posible colapso económico de Estados Unidos. Como resultado de esta extrema incertidumbre económica, los precios del oro aumentaron más del doble nuevamente. Los precios pasaron de 869.75 USD en 2008 a un récord de 1,895 USD el 5 de septiembre de 2011.

Inversión directa

Muchos inversores querían beneficiarse de estos tremendos aumentos en el precio del oro. Lo compraron como una inversión directa para aprovechar el aumento futuro de los precios. Otros continúan comprando oro porque lo ven como una sustancia valiosa finita con muchos usos industriales. Creen que las restricciones de suministro eventualmente aumentarán el valor de este metal.

Por último, pero no menos importante, muchos gobiernos y personas adineradas poseen oro. Para los gobiernos, gran parte del oro heredado se ha mantenido almacenado durante décadas. El Tesoro de los Estados Unidos ha almacenado oro en Fort Knox, Kentucky, desde 1937. Vender el oro ahora aumentaría la ansiedad y posiblemente perturbaría los mercados. Invertir en oro puede ser bueno para tus finanzas a futuro.

Qué significa para ti invertir en oro

El oro no debe comprarse solo como inversión. Invertir en oro es especulativo y puede tener picos altos y valles bajos. Eso lo hace demasiado arriesgado para el inversionista individual promedio. A largo plazo, el valor del oro no supera la inflación.

Pero el oro es una parte integral de una cartera diversificada. Debe incluirse con otros productos básicos como el petróleo, la minería y las inversiones en otros activos duros.

Lo que hace que el oro sea especial

¿Por qué el oro debería ser la mercancía que tiene esta característica única? Tiene una larga historia como la primera forma de dinero. Luego se convirtió en la base del patrón oro que establece el valor de todo el dinero. Por esta razón, el oro confiere familiaridad. Crea una sensación de seguridad como fuente de dinero que siempre tendrá valor, pase lo que pase.

Las características del oro también explican por qué no está correlacionado con otros activos. Estos incluyen acciones, bonos y petróleo. El precio del oro no aumenta cuando lo hacen otras clases de activos. Ni siquiera tiene una relación inversa como las acciones y los bonos tienen entre sí.

En cambio, es un reflejo de muchos otros sentimientos de los inversores. Esa es otra razón para tener oro como parte de una cartera bien diversificada en el mundo globalizado de hoy, donde la mayoría de las clases de activos terminan estando altamente correlacionadas. Invertir en oro debe formar parte de la diversificación de cualquier inversionista.

Fuentes: The Balance