Ecosistema emprendedor

El espíritu empresarial tiene el potencial de abordar diferentes temas. Busca destacar el crecimiento económico, la estabilidad y otras medidas de bienestar en todo el mundo. Sin embargo, pasar del emprendimiento basado en las necesidades de la economía informal a la creación de empresas basadas en oportunidades, puede resultar difícil. Esto es especialmente relevante en las economías emergentes. Además que el entorno o ecosistema en el que un empresario está operando, afecta directa e indirectamente el éxito y el impacto empresarial. Pero, ¿qué es un ecosistema emprendedor?

¿Qué es un ecosistema emprendedor?

Todos estamos dotados de habilidades, destrezas y capacidades. Sin embargo, algunos son más exitosos que otros. Esto se debe principalmente a la forma en que estos rasgos se nutren, fomentan y habilitan. Por ejemplo, es importante educarnos, tener apoyo familiar y contar con una guía. Así podemos prevenir errores o solucionarlos de mejor manera y no perjudicar nuestro progreso. En otras palabras, el talento tiene que ser alimentado para que pueda florecer. De la misma manera que sucede en nuestra vida, sucede con al ser emprendedor.

Los emprendedores necesitan entornos habilitadores. Deben garantizar que sus ideas innovadoras se traduzcan en actividades que provoquen la acción. Además, deben garantizar que tengan el ecosistema necesario en el cual puedan prosperar. En resumen, el ecosistema emprendedor se compone de todas las partes interesadas. Estas partes incluyen al gobierno, la burocracia, los financiadores y los consumidores.

Ecosistema Empresarial

Elementos en los ecosistemas empresariales

Los enfoques para definir y medir un ecosistema emprendedor varían ampliamente. Una síntesis de los marcos existentes muestra un conjunto de dominios que son clave para la mayoría de estos ecosistemas:

Finanzas: Incluye acceso a deuda, al capital de riesgo, a subvenciones, inversores ángeles. Además a bancos, instituciones de microfinanzas, mercados de capital público, instituciones financieras de desarrollo y finanzas del gobierno.

Apoyo comercial: incluye redes de la industria, incubadoras o aceleradores, servicios legales y contables, mentores comerciales y asesores técnicos. También se requiere de agencias de calificación crediticia.

Política: incluye tasas de impuestos, incentivos fiscales y costos para iniciar un negocio.

Mercados: tales como corporaciones nacionales e internacionales, consumidores. Redes de distribución, minoristas y comercialización.

Capital humano: incluye escuelas, institutos de formación técnica.

Infraestructura: proveedores de electricidad, transporte, comunicaciones (móviles, internet) y de servicios públicos (gas, agua).

Investigación y desarrollo: centros públicos y privados de investigación y laboratorios.

Cultura: Incluye medios, gobierno, escuelas, asociaciones profesionales, organizaciones sociales que apoyan una cultura de emprendimiento.

Por lo tanto, para la actualización de un ecosistema emprendedor habilitador, debe haber capitalistas de riesgo. Estos financian las nuevas empresas y los inversores ángeles que persisten en las empresas. Luego, el gobierno debe tener leyes y políticas que alienten a los emprendedores. Esto se logra al otorgarles exenciones de impuestos, beneficios, terrenos e instalaciones, incluyendo infraestructura. Así los inversores globales se integrarán en estos ecosistemas.

Además, la burocracia no debe interponerse en los trabajos de los empresarios con reglas y regulaciones sin sentido. En su lugar, debe acelerar el proceso de toma de decisiones e implementar autorizaciones de ventanas únicas. También debe haber un grupo de talentos de trabajadores calificados y empleables que contraten a las nuevas empresas. Así se aseguran de que cuando despeguen, las empresas tengan las personas necesarias para impulsar sus negocios.

Con información de:

Management Study Guide, Harvard Business Review, Small and Growing Business.

Alejandro Arellano

Comunicólogo, escritor, creativo, redactor, fotógrafo y periodista con buen sentido del humor.