La economía y el medio ambiente

Hay verdades que duelen y hay verdades que no debemos negar. Una de estas verdades es que no hemos hecho un buen trabajo en preservar el medio ambiente en los últimos siglos. Hemos pasado de un mundo en el que se produjo lo suficiente para familias enteras, a uno donde se desperdicia la mitad de la comida. A medida que las economías pasaron por la industrialización, pasando de depender de la agricultura a la manufactura, nos hemos olvidado de eso solo porque podemos producir algo más rápido, más barato y más grande. Sin embargo, no significa que tengamos que olvidarlo. La economía y el medio ambiente son algo que parecen no ir de la mano.

Pero ¿por qué no deberíamos olvidarlo? La industrialización ha creado millones de empleos e industrias que nunca habrían existido en una economía agrícola. Nos permite vivir en un mundo donde las personas pueden especializarse en lo que hacen bien. Usan el dinero que ganan para comprar bienes que nunca hubieran podido producir por sí mismos.

La economía y medio ambiente.

En estos artículos podemos incluir computadoras, lavadoras, autos, aviones, ropa, empaque de alimentos y otros artículos. En su mayoría son artículos que ahora se fabrican a gran escala que han mejorado la calidad de vida de las personas en todo el mundo. Entonces ¿Por qué importa que hayan tenido que quemar algunos combustibles fósiles para que eso suceda? Es uno de los puntos de esta relación fallida entre la economía y el medio ambiente.

¿Cuál es el problema entre estos dos?

El problema es que hemos creado una economía global que es completamente insostenible. Peor aún, las personas responsables no son necesariamente las que pagan el precio. El cambio climático afecta los patrones climáticos, los niveles del mar, la calidad del aire y las temperaturas del océano en todo el mundo. Y esto durante años después de que se produzca el daño, sin importar dónde se hizo, lo que no es exactamente justo.

La pregunta es si tendremos todos los beneficios de la vida moderna sin el daño ambiental que actualmente conlleva. La economía y el medio ambiente están dispares en nuestros tiempos. Es difícil decir cómo nuestras actividades diarias realmente afectan algo tan intangible como el cambio climático, pero desafortunadamente, lo hacen. Muchas de las decisiones económicas que tomamos todo el tiempo, desde los productos que compramos y vendemos hasta la forma de transporte que decidimos tomar, o el proveedor de energía que utilizamos, afectan la demanda de los combustibles fósiles que causan el cambio climático.

Economía y medio ambiente

Algunos economistas piensan que poner la energía y las tecnologías verdes en la base de nuestras economías hará el trabajo. Otros van un paso más allá y dicen que debemos “degradar” nuestras economías. Esto se lograría al reducir algunos de los beneficios a los que nos hemos acostumbrado en las economías modernas para solucionar el problema. Más y más científicos e ingenieros trabajan en la llamada tecnología verde, o formas de producir el mismo nivel de producción que tenemos ahora. El objetivo es lograrlo sin el impacto ambiental: pero es un trabajo muy duro y muy grande. Aún así, la economía y el medio ambiente pueden mejorar esa relación.

Con información de Economy.org

Alejandro Arellano

Comunicólogo, escritor, creativo, redactor, fotógrafo y periodista con buen sentido del humor.