¿Qué es la marca personal?

Se creía que tener marca personal significaba tener un montón de tarjetas para repartir. Si uno era lo suficientemente creativo, diseñaba su propio logo o pagaba por el diseño. Sin embargo, el tiempo cambió y hubo un increíble desarrollo de las redes sociales y una sociedad cada vez más individualizada. Por esa razón, la marca que construyes a tu alrededor es quizás la forma más importante en que puedes destacar en tus esferas de influencia. Si recién comienzas a pensar en tu marca personal, es crucial entender que la marca personal es el medio por el cual las personas te recuerdan.

Más que una marca registrada o un impresionante logotipo: es la forma en que te presentas en línea y fuera de línea ante posibles clientes. Tu imagen de marca es lo que creas para ayudar a construir tu negocio. Tu marca personal se centra a tu alrededor como un individuo.

Marca personal

Ejemplos de marca personal para recordar

Por ejemplo, tomaremos las últimas elecciones presidenciales de Estados Unidos. Los nombres de Trump y Clinton traen a la mente imágenes específicas. Sin embargo, estas imágenes solo estaban conectadas en parte con los partidos que los candidatos respaldaban. Donald Trump y Hillary Clinton son ejemplos de personas que han dominado el arte de conectar sus nombres con sus negocios y pasiones. Ambos construyeron una marca personal sólida. Sin embargo, la marca personal no es solo para políticos. Según una encuesta de consumidores de Nielson, solo el 33% de los compradores confían en los mensajes de una marca, mientras que el 90% confía en los mensajes de una persona que conocen.

Eso significa que si tienes un negocio, tienes muchas más posibilidades de ganarte la confianza de la gente si te vinculas con ellos primero como un ser humano.

Definir tu marca personal significa conocer a tu audiencia

Si deseas definir tu propia marca personal, primero debes considerar el tipo de impresión que deseas crear y el mercado al que deseas dirigirte. ¿Dónde se cruzan los dos? ¿Qué aspecto tiene cada uno y qué quiere cada uno? ¿Qué problemas tienen? Si puedes construir una sólida reputación personal como alguien que se preocupa y realmente desea lo mejor para sus clientes, tendrás éxito.

No se trata de vender

Además, recuerda que la marca personal no se trata de vender. Se trata de estar disponible para los demás: clientes y compañeros. Asegúrate de tener cuentas activas en plataformas de redes sociales como Facebook, Twitter, LinkedIn e Instagram. Equilibra tu presencia en las redes sociales con actualizaciones relacionadas con el negocio y actualizaciones personales. De esa manera, los demás te verán como un profesional establecido, pero también te darán un vistazo a tu vida personal y lo que te motiva. Nadie necesita saber qué comiste en el desayuno, pero una imagen de tu guitarra Fender vintage junto a un póster promocional probablemente generará cierto revuelo.

Eso también te hace humano.

Marca personal

Trabaja también sin conexión

La marca personal no está vinculada a internet. Cuando salgas de casa e interactúes con personas de la ciudad, asegúrate de mantener una apariencia positiva y profesional de acuerdo con tu marca. Lleva tarjetas en todo momento y queda atento a los posibles clientes. A la gente le encanta apoyar a las empresas locales y a otros profesionales. Si das una buena impresión, estarán más ansiosos por ver tus servicios. Por lo tanto, te contratarán o lo remitirá a alguien que lo haga.

La consistencia es clave

Uno de los componentes clave del éxito de la marca personal es mantenerse fiel (es decir, consistente) a tu marca. Los clientes comenzarán a reconocer tu marca una vez que la hayan encontrado varias veces. Y, si cambias tu imagen a mitad de la secuencia, los clientes se confundirán y, en última instancia, no te conocerán (o confiarán en ti). Si estás utilizando varias plataformas (por ejemplo, un sitio web y folletos de colores brillantes), debes mantener tu imagen y apariencia general igual. Una forma de lograr esto es asegurarse de que tus esquemas de color, logotipos, lemas personales y tu visión general de negocios sean lo mismo. No hagas que tu firma de correo electrónico sea formal con una fuente de escritura elegante. Tampoco que tu papelería tenga una impresión de bloque lineal y arquitectónica. Parecerá que dos personas diferentes poseen tu marca y su negocio.

Con información de The Balance Small Business

Alejandro Arellano

Comunicólogo, escritor, creativo, redactor, fotógrafo y periodista con buen sentido del humor.