10 lecciones financieras hechas por mamás

En casi todos los momentos de nuestra vida hemos recibido un consejo por parte de mamá. Así que consideramos algunos consejos sabios que mamá nos enseña acerca de ahorrar y gastar dinero. Mientras piensas cómo agradecer de la mejor manera, consideramos algunas de las formas en que ayudó a reunir los recursos de la familia. Además, te presentamos algunas lecciones financieras hechas por mamás al enseñarnos a ahorrar y gastar dinero.

Gasta menos de lo que ganas

Una de las lecciones financieras hechas por mamás que nunca escuchamos. Este consejo se debe tomar y adoptar y darle crédito a mamá por ayudarnos a tener finanzas saludables, aun con nuestra mala cara al recibir su lección.

Las sabias palabras subrayan la verdad más básica de la administración del dinero: si gastas más de lo que ganas, te diriges al camino de la deuda. Y no solo eso, sino también en el camino del estrés y tal vez incluso de la bancarrota.

La educación financiera ayuda a los niños a cuidar el dinero

Pedir prestado sólo como último recurso

Muchas veces escuchamos a mamá decir “no pidas prestado” o “si pides, paga”. Esto solo cuando fuera absolutamente necesario.

Obtener una hipoteca en algún momento puede ser inevitable en el mundo moderno. Incluso entonces, se debe comparar las tasas para no gastar demasiado. Sin embargo, dudamos que las lecciones financieras hechas por mamás dicten endeudarse para pagar una pantalla de TV.

Ahorra en caso de emergencia

Las mamás a menudo sugieren ahorrar para una emergencia. Un día, se va a necesitar.

Prepárate para esas emergencias al tener una cuenta de ahorros dedicada, preferiblemente una cuenta de ahorros de alto rendimiento. Si estás chirriando financieramente, comienza ahorrando poco y sigue subiendo.

Finalmente, querrás tener suficiente en el banco para cubrir los gastos de al menos tres a seis meses.

Gradúate

Las mamás quieren que sus hijos se desempeñen mejor que ellas. Algunas de las lecciones financieras hechas por mamás van más allá de juntar dinero, sino de estar lo mejor preparado. Cuando le preguntamos a algunas personas acerca de este consejo, esto fue lo que dijeron:

Mi madre me dijo “obtén una buena educación y sé independiente para no tener que aguantar todo lo que tengo que hacer”.

Niño graduado

Derrocha después de un trabajo bien hecho

Las mamás son sensatas, pero también saben que la vida debe ser saboreada.

Si logras una meta, completas un proyecto difícil o alcanza un hito, siéntete libre de disfrutar de algo especial. Sin embargo, mantén el derroche en línea con tu presupuesto. Si estás viviendo con lo básico, ir en un crucero no es la forma correcta de celebrar un aumento de sueldo. Las lecciones financieras hechas por mamás no solo son estrictas, siempre vendrán con algo de diversión.

Practicar la gratitud

Una persona entrevistada, dice lo siguiente:

“No teníamos mucho dinero, pero mi madre sabía cómo hacer las cosas más simples divertidas. Una cosa que aprendí de ella es tomar una decisión consciente para ser feliz con lo que tienes, no te dejes engañar por cosas que no puedes pagar”.

La investigación respalda esa sabiduría. Los investigadores han descubierto que pensar o escribir sobre aquello por lo que se siente agradecido puede llevar a una gran cantidad de beneficios, como el optimismo y la satisfacción.

Abastecerse inteligentemente

Las mamás con hijos por alimentar y cuerpos pequeños para vestir son maestras en detectar un trato y saber cuándo comprar extras.

Cuando encuentres una buena oferta en algo que usas con regularidad, compra más al precio de promoción. Esto en vez de comprar uno y tener que pagar el precio completo tan pronto como lo uses. Cuando íbamos al supermercado, estas eran unas de las lecciones financieras hechas por mamás que más debemos recordar.

Abastecerse inteligentemente

Mantén la tranquilidad

El dinero puede volvernos emocionales, pero mamá sabe que nunca es inteligente tomar decisiones urgentes.

Ya sea que estemos encantados de recibir una ganancia inesperada o nos asustemos por una caída repentina en el mercado de valores. Nuestras madres probablemente nos dirían que respiremos profundamente y que nos quedemos dormidos. Ser inteligente con el dinero significa tomar decisiones racionales impulsadas por los hechos, no por nuestros caprichos o emociones.

Con información de Money Talk News