El avance de la tecnología y la creciente disponibilidad de internet han facilitado el acceso a productos y servicios que antes eran inalcanzables o demasiado complejos, por ejemplo, los servicios financieros. Hoy podemos hacer transacciones, préstamos y adquirir seguros desde nuestro dispositivo móvil, reduciendo tiempos y costos considerables.

El fortalecimiento del ecosistema emprendedor, el aumento del comercio electrónico, la baja cobertura de servicios financieros y las fallas del sistema bancario tradicional han generado una alternativa para los usuarios de servicios financieros. Fintech, el futuro de las finanzas, ha despegado gracias al creciente acceso a internet a través de dispositivos móviles.

¿Qué es fintech?

El término “fintech” o tecnología financiera hace referencia a las empresas que ofrecen productos y servicios financieros haciendo uso de las tecnologías de la información y comunicación. Actualmente, según Fintech Radar 2017, en México hay 238 empresas fintech en áreas de compras, préstamos, trading, crowdfunding, entre otras que a través de páginas web y aplicaciones ofrecen servicios innovadores y más accesibles para la población.

Aunque las instituciones bancarias tradiciones ya realizaban este tipo de servicios, como la creación de aplicaciones móviles para prestar sus servicios, lo innovador de fintech es que facilita las operaciones sin intermediarios bancarios y en tiempo real, evitando filas y trámites prolongados, además de emplear nuevas tecnologías como blockchain.

Fintech no está limitado a un sólo sector y se encuentra en constante crecimiento, se ha proyectado en startups de préstamos persona a persona, fondeo colectivo, pago de remesas, contratación de seguros, compra-venta de divisas y acciones, adquisición de criptomonedas, gestión de finanzas personales y empresariales, educación financiera y más.

Aunque la llegada de fintech no presupone la desaparición de los bancos, pero sí la disminución de costos y alternativas para la población, facilitando e incluyendo a sectores que no eran atendidos por falta de infraestructura. Hoy, las instituciones bancarias están más interesadas en emplear la tecnología para atraer a más clientes, sin embargo las startups fintech están empezando a ser una competencia.

Ley Fintech

Pese a la formalidad de estas empresas, la ley mexicana tiene un vacío para este tipo de actividades. El gobierno mexicano está buscando a través de la iniciativa Ley de Tecnología Financiera o Ley Fintech tipificar actividades como el fondeo colectivo, el pago persona a persona, monederos electrónicos y sobre todo incluir a las criptomonedas al sistema financiero formal.

Por un lado, las fintech temen la limitación de sus actividades frente al monopolio bancario y por el otro se busca evitar la ciberdelincuencia en estas nuevas tecnologías. Lo cierto es que el avance tecnológico y la iniciativa de emprendimiento han buscado satisfacer un mercado diverso y específico, el cual está rindiendo frutos y que probablemente cambiará nuestras vidas en un futuro no tan lejano.

Karen Lazcano

Internacionalista de profesión, community & social media manager.

Deja un comentario